CAAC Sevilla
Fecha
: 20 de octubre – 4 de marzo
Espacio: Zona Monumental y Claustrón Norte
Comisaria: Olga Fernández López

En el siglo XX las exposiciones se fueron desarrollando como dispositivos productores de subjetividades, experiencias y discursos. Los diferentes modos mediante los que las obras de arte se presentaron al público fueron construyendo, además de la mera exhibición de éstas, narrativas donde se fueron filtrando las ideologías dominantes en cada momento. En los últimos años muchos artistas contemporáneos han mostrado interés por abordar críticamente aspectos de los fenómenos expositivos, con una fuerte conciencia del sentido de la historia y de los mecanismos de la ficción. Mediante un trabajo reflexivo sobre algunas colecciones, museos o exposiciones del pasado, estos artistas tratan de hacer visibles algunos de los silencios, malentendidos o posibilidades no desarrolladas de la escritura del pasado.

La exposición Mil bestias que rugen. Dispositivos de exposición para una modernidad crítica se aproxima a tres ámbitos donde pueden observarse estos entrecruzamientos. En primer lugar se presentan artistas que cuestionan la asociación entre el llamado “arte primitivo” y la vanguardia, una unión interesada que ayudó a expandir el gusto de una burguesía deseosa de parecer moderna. En segundo lugar, se exponen artistas que exploran el marco cultural de posguerra, un momento en que la construcción del canon del arte moderno coincidió con los intereses de la diplomacia cultural de la Guerra Fría. Por último, se muestran obras de artistas que trabajan con el flujo imparable de imágenes y reproducciones, cuyas recombinaciones que han alterado significativamente la forma en la que pensamos las exposiciones. A pesar de esta división, muchas de las obras presentes en esta muestra podrían pertenecer a varios de estos ámbitos y, por ello, se invita a los visitantes a establecer nuevos diálogos entre ellas.

Más información