Fecha: jueves 6 de junio de 2019, 20 h.

Lugar: Espacio D, Biblioteca y Centro de Documentación, Museo Reina Sofía (Edificio Nouvel)

En el contexto del Máster de Historia del Arte Contemporáneo y Cultura Visual, impartido en el Centro de Estudios del Museo Reina Sofía en colaboración con las universidades Autónoma y Complutense de Madrid (UAM y UCM), se presenta Resistencias lúdico-políticas en el Madrid de los 90, un ejercicio académico y expositivo a cargo del grupo de estudiantes del itinerario de Teoría y Crítica de Arte.

A partir de materiales de diversos archivos depositados en el Museo, esta muestra presenta un conjunto de colectivos que ensayaron diferentes modos de intervención en el espacio público madrileño de finales del siglo XX. La exposición se organiza en torno al juego como estrategia que redefine las relaciones arte/política. A su vez, el espacio expositivo se estructura en torno a tres ejes que evidencian los efectos sociales de la actividad de los diferentes colectivos: articulación, interrupción y desbordamiento.

La década de 1990 en España se caracterizó por una reacción frente a los fuertes procesos de institucionalización de la cultura y por una mayor participación de la sociedad civil en este ámbito. Eventos como los Juegos Olímpicos del 92, la Exposición Universal de Sevilla y la Capitalidad Europea de la Cultura de Madrid marcaron la tónica de unas políticas desarrollistas que apostaron por la neoliberalización y la espectacularización de la cultura, desposeyéndola de sentido crítico.

En este contexto, aparecieron colectivos e iniciativas artísticas que abrazaron el sabotaje institucional, la disolución del concepto de autoría y el fortalecimiento de la participación comunitaria. Sus ámbitos de actuación fueron las resistencias barriales frente a los procesos de gentrificación (La Fiambrera Obrera), las políticas queer (La Radical Gai, LSD), la crítica institucional (Estrujenbank, Preiswert) y el sabotaje contra el neoliberalismo (SCCPP, Industrias Mikuerpo).

Bares, discotecas, plazas, calles o espacios okupados se convirtieron entonces en centros de una efervescente actividad cultural que dio lugar a procesos de empoderamiento y autoafirmación. Estos colectivos tomaron el espacio público y explotaron las potencialidades de su propio cuerpo en la performance pública o en la fiesta, que utilizaron para ensayar modos de activismo político y comunión social.

Este recorrido no solo pretende revisar el activismo de los colectivos del Madrid de los años 90, sino también reflexionar sobre las preocupaciones que marcaron dicha escena alternativa. Aquella experiencia, heterogénea, reivindicativa y viva nos ayuda a construir y definir los movimientos sociales actuales. La red de identidades múltiples presentes en esta muestra fue consciente del alcance y del poder de “la piel colectiva”, convirtiendo el espacio público en su obra, lugar expositivo y centro de acción.

Más información