Paula Mues Orts: “Azul celeste, aunque me cueste. Notas sobre los azules en la pintura de la capital novohispana en el siglo XVIII”

Miércoles 3 de abril de 2024. 12:00-13:30 horas
Sala de Juntas del Departamento de Historia y Teoría del Arte (Módulo X-Bis)
Facultad de Filosofía y Letras – UAM

INSCRIPCIONES. La sesión será únicamente presencial. Por razones de limitación de aforo, escribid un mensaje señalando vuestro interés en asistir a la dirección de correo electrónico: juanl.gonzalez@uam.es, antes del 2 de abril.

Los colores, y en particular el azul, fungieron socialmente como distintivos, metáforas, dispositivos narrativos o emotivos, que se ampliaron con nuevos materiales adecuados para pintar. La azurita y el esmalte fueron los pigmentos azules más comunes en la Nueva España, hasta que a finales del siglo XVII se sumó el índigo o añil (disponible en Nueva España y Guatemala). El añil llegó a ser la fuente de azul más importante para pintar durante el siglo XVIII en la capital del virreinato, sumándose un color sintético, el azul de Prusia. Con estos materiales se ampliaron sus posibilidades simbólicas y artísticas del azul. El dominio del añil fue también un elemento de identidad pictórica. El azul para pintar, en fin, tuvo limitaciones relacionadas con la disponibilidad de pigmentos, su capacidad tintórea, y su perdurabilidad: era un color caro y se reservó para figuras religiosas como la Virgen María, santos y reyes.

Esta presentación forma parte del dossier Color y poder en la América virreinal durante la época moderna, coordinado por la Dra. Judith Farré, del CSIC. En este volumen se investigan seis colores: blanco, negro, rojo, amarillo, verde y azul, localizados en distintas esferas de poder en la América virreinal (siglos XVII-XVIII), dentro de un marco conceptual amplio, basado en un análisis de la significación, iconicidad y carga simbólica de los colores, con un enfoque diverso e interdisciplinar.

PAULA MUES ORTS es doctora en Historia del Arte por la Universidad Nacional Autónoma de México, asesora en los seminarios-taller de restauración en Escultura Policromada y Pintura de Caballete, y profesora de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Centra sus intereses en el arte de los siglos XVII y XVIII en la Nueva España, en particular en el estatuto del arte y los artistas virreinales, la gestualidad y los afectos, la circulación de las imágenes y el arte efímero. Ha sido curadora y co-curadora de exposiciones como Pinxit Mexici. Pintado en México, 1700-1790, para Fomento Cultural Banamex, Los Angeles County Museum of Art y Metropolitan Museum of Art de Nueva York y de José de Ibarra, El lenguaje del afecto para el Museo Amparo de Puebla. Forma así mismo parte del proyecto nacional de investigación CIRIMA.